Para ponértelo fácil

Si quieres alguna cosa en concreto, como pulseras o pendientes, puedes utilizar el buscador de la barra derecha o clickear en la sección "ordenado por etiquetas" en la etiqueta de la cosa que busques. De ese modo te saldrán todas las entradas etiquetadas con "Pulseras" o "Pendientes".
Y si quieres tener alguna cosa dejame un comentario o escribeme al e-mail y llegaremos a un acuerdo.

martes, 18 de julio de 2017

Forrar un cuaderno con tela de pegar; paso a paso

Hola de nuevo!
  Este fin de semana, despues de haber conseguido terminar la cortina, ha tocado ordenar el espacio de trabajo, y eso me ha animado para haceros un paso a paso. Hace un tiempo colgué en mi Instagram una foto de un cuaderno forrado de tela que os gustó bastante, así que hoy os voy a enseñar como se hace por si quereis haceros uno. 

 
Los materiales que necesitamos son:
  - Cuaderno
  - Tela de pegar (hoy en día se encuentra en muchos bazares chinos)
  - Tijeras y cutter
  - Regla
  - Pegamento




  Lo primero es recortar dos trozos de tela para las tapas. Se mide y se marca en el cuaderno una linea a la distancia deseada del lomo, en mi caso 2cm. 

   Entonces usamos esta línea como referencia para comenzar a pegar la tela. Lo hacemos despacio, quitando el papel sólo de un extremo y pegando poco a poco hacia el otro lado.
  Es importante hacer este paso despacio y repasando con la otra mano para no dejar burbujas entre la tela y el cuaderno. Así llegaremos hasta el otro extremo.
  Ahora hay que hacer los dobleces de las esquinas, y por mi experiencia aquí hay un truco para que quede bien, primero hay que hacer unos cortes como los que os enseño a continuación:
  Luego se pega la parte pequeña hacia adentro:
 Después es mejor pegar la parte inferior porque es más corta:
 Luego se hace el otro lado (en mi caso la parte superior) y ya se pega la parte lateral para acabar la tapa:
  La parte trasera del cuaderno en este caso tiene un poco más de complicación porque se trata de un cuaderno con goma para cerrar. Me encantan este tipo de cuadernos porque yo los suelo meter en el bolso y así evitan que se abran y arruguen las hojas, e incluso puedo guargar algun papel dentro e impedir que se pierdan, así que para mí quitar la goma no es una opción. 

  Lo primero que tenemos que hacer es soltar la goma de uno de los extremos. En muchos casos se puede abrir el cuaderno por dentro y despegar facilmente

  Entonces se comienza a pegar la tela como en el otro lado, pero cuándo se lleva aproximadamente la mitad de la tapa se para y se corta el papel protector. En las fotos parece que está solo un papel blanco, pero está la tela debajo, ya vereis...

  El asunto de cortar el papel es podere presentar la tela una vez que ya está firmemente pegada porque lo que queremos es, mediante el tacto, localizar y marcar el lugar en el que sale la goma de la tapa:

  De este modo, una vez que lo tenemos marcado (la marca del tamaño justo) la podemos cortar con un cutter:
  Entonces seguimos pegando y cuando estamos muy cerquita, y ya hemos quitado el papel, metemos la goma por el agujero:

  Acabamos de pegar toda la trasera, pero antes de emocionarnos y pegar los dobladillos hay que acabar con la goma. Si, lo digo porque la primera vez casi la fastidio por ir demasiado deprisa a hacer los dobladillos.... 
  Al igual que hemos hecho antes, sirviendonos del tacto, localizamos el agujero para la goma de la parte superior, lo marcamos y lo cortamos, y pasamos por el agujero la goma:

  Ahora usamos pegamento, en mi caso loctite, pero alguno que pegue bien, para volver a pegar la goma y la página blanca en su sitio, y entonces, cuando esté seco, ya podemos hacer los dobleces igual que os he enseñado antes.


   Ahora ya tendremos las dos tapas, pero nos queda el lomo, que a mi me gusta ponerlo de otro color. Para ello medimos una cinta de la otra tela para usar. Como mi cuaderno tiene 1,5cm de ancho, y dejé 2cm antes de empezar a pegar la tela, yo corto una cinta de 3+1,5+3 = 7,5cm, para que quede un poco pegada por encima de la tela que acabo de poner.
  En el otro cuaderno que hice el mayor error que cometí fue en este paso, puesto que la cinta lateral no me quedó centrada, y me quedó mucho más ancha por detrás que por delante, así que para evitarlo es mejor empezar a pegar por el medio. Para ello marcamos el medio en el papel y quitamos la parte central:

  Presentamos el cuaderno encima y nos aseguramos de que está centrado:

  Entonces ya podemos quitar los papeles y pegar el resto del lomo, como siempre con cuidado de que quede recto y sin burbujas, y ya sólo queda hacer los dobleces del borde.
  Para ello lo mejor es hacer dos cortes dónde doblan las tapas, y dejar el del lomo cortito porque ahí hay poco hueco para doblar:
  Pegamos estas tres solapitas en cada uno de los dos lados y listo!!!
Ya tenemos nuestro cuaderno listo para apuntar todo lo que queramos!


  Espero que os guste tanto como a mí. Una vez le coges el tranquillo es una forma muy sencilla de personalizar los cuadernos, y podéis hacer también detalles para regalar...
  También espero que hayáis entendido cómo se hace, si tenéis dudas preguntad!!!
 Besitos

martes, 11 de julio de 2017

Cortina de cápsulas

Hola de nuevo!
  Hoy os traigo una entrada muy especial. Y es que se trata de una manualidad que llevo meses preparando. Pero meses de verdad, que yo creo que empecé con esto en 2016. Y es que ha llevado muuucha preparación. Se trata de una cortina para la puerta hecha con cápsulas de café.


  La idea me atraía desde hace mucho tiempo, pero yo no tenía ninguna puerta susceptible de ponerle la cortina, así que no me ponía a hacer la cortina... para qué! Pero una amiga me dijo que le encantaría tener una y que si se la hacía me la pagaba así que me dio la excusa perfecta para hacerla. Así que me puse al lío... lo primero de todo contar todas las cápsulas que tenía en casa, los miles de cápsulas... y por colores. Esto es un petardo pero es primordial, necesitas saber cuántas cápsulas tienes de cada color para poder hacer luego un patrón y que te dé con las cápsulas que tienes en casa. Este paso es tedioso pero no es difícil. Luego hay que medir el hueco de la puerta y ver cuántas cápsulas necesitas. Yo hice un cálculo de 4cm cuadrados por cápsula. Mide un poco menos pero entre el hueco entre una y otra y demás...
  El paso más difícil es el hacer el patrón. Decidir el dibujo, que sea bonito y que tenga bastantes cápsulas, teniendo en cuenta que tiene que ir por los dos lados... eso sí fue un verdadero quebradero de cabeza.. "Hago este dibujo, voy a contar las cápsulas... no, no me llega. Pues este otro! a ver cuantas? no, tampoco. Y si quito de aquí y pongo de allá..."
  Total, que al final salió este patrón:

  Ya os digo que este paso es prácticamente el más importante de todo el proceso. Si esto no está bien despedios del resto, porque luego os poneis a hacerloy os faltan cápsulas, o no os coinciden  donde tocan... Un jaleo vamos...
  A todo esto, y para ponerlo un poquito más difícil se añadió otra cosa.. Y es que resulta que tenía claro que quería unir las cápsulas entre sí con anillas, para que quedara bien resistente y vistosa. Pero claro, hacen falta 1400 anillas... ah! que no os lo he dicho! Para las medidas que me dieron me salía que necesitaba hacer la cortina de 56x25 cápsulas (1400 por cada lado). Pues eso, 1400 anillas, y en la tienda no tenían tantas... y por más que volvía no traían más anillas iguales. A tanto llegó la cosa que la dependienta me acabó preguntando "Perdona que te pregunte pero ¿para qué quieres tanta anilla?".  Así que al final decidí usar anillas plateadas y color cobre (no soy muy de dorados que era la otra opción, e iban a brillar demasiado). Pero claro, no las podía poner en cualquier lado... De modo que decidí usar las plateadas para las figuras (la bola, la flor, la estrella y el corazón) y las cobre para el resto que será el fondo. Como os imanáis para esto también hace falta contar cuántas anillas hacen falta de cada color. O al menos contar las plateadas y restárselas a 1400...
   Vale, ya está, ya está hecho todo el trabajo de pensar. Tenemos el patrón, tenemos compradas las anillas y tenemos todas las cápsulas que hacen falta. Queda sólo el travesaño para colgarlas, y ahí es dónde me ayudó mi padre. Le pregunté si tenía algún listón que me pudiera servir o compraba uno, y él que también es muy diógenes (aunque tiene un garaje grande para guardarlo) me enseñó que tenía madera de marco de puerta de cuando pusimos las puertas en la casa del pueblo. Así que cortamos un trozo un poco más ancho que la puerta, y en el lateral grueso (al contrario de como se pondría en una puerta pero es que así tenía más grosor la madera) colocamos alcayatas redondas para colgar luego cada tira de cápsulas. 25 alcayatas separadas 4cm una de otra.
   Y ahora ya sólo queda el trabajo puro y duro. Aplastar las cápsulas (yo lo hice con un vaso de cubata con el culo muy grueso, pero si tenéis un pisapapeles o alguna otra cosa así dura y plana igual mejor), pegarlas enfrentadas de dos en dos, del mismo color, usando silicona termofusible y montarlas. Silicona hay que colocar bastante para que no se separen pero tampoco mucha, porque lo que va a hacer es añadir peso a la cortina... Luego se hace un agujero en cada orilla de la cápsula, uno enfrentado al otro (salvo en las de abajo del todo que solo tendrán un agujero). Para ello yo usé un punzón grueso, pero valdría cualquier cosa que os permita hacer agujeros de tamaño suficiente para meter las anillas, pero tampoco mucho más grande para que no baile. Y nada, seguir el patrón  de colores.


 Al principio es muy fácil saber con que tira estas, pero luego acaba siendo un lío, y como yo tampoco tengo mesa como para ponerme toooodos los colores que necesitaba lo que hice fue numerar las tiras en la parte de abajo (empecé de abajo a arriba) y preparaba 3 o 4 colores, los ponía, luego chafaba y preparaba otros 3 o 4... y así sucesivamente... hasta que llegué al negro de arriba y acabé por sujetarlos a la pieza de madera. Eso sí que fue un caos... parecía un pulpo...

 

  Pero al fin estaba lista, como os digo el trabajo de meses... Os he explicado cómo se hace por que en realidad es sencillo de hacer, pero es mucho trabajo. Me costó hasta encontrar un sitio en el suelo dónde me cupiera para estirarla...


   Y sí, yo también estoy deseando verla colgada de la puerta, pero no tengo ninguna puerta tan alta en mi casa (más de 2m 20 tiene) así que lo más aproximado que puedo ver y enseñar es esta foto en que pedí que me la sujetaran en alto:


  Bueno, pues hasta aquí el post de hoy. Como veis esta sí que es de reciclaje a tope. Y no, no me he tomado yo todos esos cafés. Tengo proveedores de cápsulas (llenas y sucias eso sí, a mi me toca vaciarlas y limpiarlas). 

  Ah!!! y con esta entrada participo en el Reto Handmade: Verano de Little Kimono. Porque no me lo quería perder y porque al fin y al cabo las cortinas para las moscas son muy propias del verano.


  Espero que os guste!!!

martes, 4 de julio de 2017

Conjunto de Rombos

  Hola de nuevo!!
   Hoy por fin vengo a enseñaros un conjunto que hacía mucho tiempo tenía ganas de mostraros... Y es que lleva mucho tiempo dando vueltas por mi cabeza. Cuando vi las piezas cuadradas vi claro el tipo de collar que quería hacer, pero primero no sabía que piedra ponerle dentro... Al fin me decidí por bolitas blancas, pero llevan en mi casa por lo menos un mes sin ser capaz de sacar tiempo para hacer el conjunto. Así que este fin de semana al fin he hecho un hueco y he dicho "de hoy no pasa" y aquí está el resultado.


   Como os digo cuándo vi las piezas cuadradas tenía clarísimo que quería meterles piedras dentro, pero tampoco quería hacer una simple sucesión de este tipo de piezas... Seguramente no quedaría mal, pero me parece demasiado sencillo... Así que decidí combinarlo con esta pieza metálica alargada, pero sólo la pieza tampoco me gustaba... ¿qué le puedo poner a los lados? así que fui probando con varias cosas que tenía hasta que probé con estas piedrecitas negras y me gustó.
   Pero tampoco quería poner 1 cuadrado y 1 pieza alargada todo el rato porque lo veía demasiado fino, y quería darle al collar más consistencia ya que quería hacer un collar corto, no uno largo. Así que al final hice este motivo creciente con cada vez más piezas de cuadrado.


  Y este collar había que conjuntarlo con una pulsera y unos pendientes, para poder ir a juego, aunque una vez hecho el collar la decisión era mucho más fácil.



  Así es cómo funciona mi cabeza cuándo me pongo a hacer cosas... ¿qué os parece?
  Espero que os guste!!!